El nitrógeno líquido se utiliza en las clínicas para la conservación de óvulos y espermas que luego se utilizarán en las técnicas de reproducción asistida.